martes, 28 de abril de 2015

la "Furia Española"



La llamada Guerra de Flandes llevaba ya unos añitos y pasaría a la Historia de Europa como la Guerra de los 80 años.
Esto creo que aún se estudia en Bachillerato, pero la historia que voy a contar seguro que no;y no es otra que la de la Batalla de Gembloux.


El Duque de Alba y los Tercios habían “pacificado” la provincia de forma “contundente”. Tal vez por eso Felipe II en un acto de magnanimidad lo había sustituido por Luis de Requesens con órdenes estrictas de ser moderado y transigente con los rebeldes de las provincias de Zelanda y Holanda. Una especie de “Alianza de Civilizaciones” del Siglo XVI, ya se sabe: “buen rollito” y “lo que usted quiera”.

Y así iba la cosa, hasta que a Don Luis (catalán de pro) le dio por morirse en 1576, después de toda una vida al servicio de España. Para sustituirle, pensó el Rey Prudente en su hermano Don Juan de Austria, también con estrictas indicaciones para lograr acercamientos y acuerdos con los orangistas, aun a costa de hacer todas las cesiones que fueran precisas..... Creo que se asemeja esto a alguna situación actual.


Don Juan tuvo que disfrazarse de criado morisco de un señor italiano (Octavio Gonzaga) para cruzar el hostil territorio francés hasta llegar a la provincia amiga de Luxemburgo, y de paso ver a su madre.



Eligió mal momento. El día de su llegada, los Tercios Viejos saquearon Amberes, en lo que dio en llamarse La Furia Española;término que curiosamente ha pasado al argot futbolístico




Un inciso para explicar eso del “Saqueo de Amberes” que tan mal recuerdo tiene aún hoy día en Holanda, donde los españoles tenemos fama de tener “muy mala leche”.



En 1576 los 1.600 hombres del Tercio de Valdés se amotinan por la falta de cobro y saquean la ciudad de Aalst. Dos nobles flamencos (Climes y Hesse) irritados por ello apresan a los miembros del Consejo de Estado leales a España. No contentos con eso autorizaron a la población a armarse y expulsar a todos los españoles, fueran o no militares y reclutaron a un buen número de mercenarios valones y alemanes. Eran en total unos veinte mil.


Semejante ejército se plantó a las puertas de Amberes, que les fueron abiertas para que aniquilasen a la guarnición española.Ésta para evitar la escabechina se refugió en el castillo comandados por Sancho Dávila.



Al enterarse del hecho,  los amotinados de Valdés por pura camaradería de soldados veteranos consideran que no pueden permitir que sus colegas estén cercados. Acuden en su apoyo tan rápido que llegan al día siguiente. Lo mismo hacen otros 600 hombres que al mando de Julián Romero y Alonso de Vargas andaban por las cercanías. Entre todos rompen el cerco y entran en el castillo. Todos reunidos realizan una inesperada salida que pone en fuga al ejército holandés. Algunos de éstos se atrincheran en el Ayuntamiento desde donde hacen fuego a los españoles. ¿Fuego?, pues ¡fuego al Ayuntamiento!  (imagen), y el incendio se extendió a toda la ciudad. Apagadas las llamas, saquearon el burgo.


Durante la II Guerra Mundial los alemanes lanzaron sus bombas volantes V-1y V-2 sobre la ciudad, que fue consumida por las llamas. Pero allí recuerdan más el incendio de 1576.No haré comentarios. Ya se sabe:ahora se tiene mucho cuidado de no ofender a Alemania....




Sigamos. Llega Don Juan de Austria en ésta tesitura, y con “ordenes de la superioridad” de negociar y ceder. Las condiciones se redactan en el llamado Edicto Perpetuo: Los holandeses reconocen a Felipe II como su Rey y respetarán la religión católica, a cambio amnistía general y sacar a todos los Tercios fuera de las provincias. Buen acuerdo….para ellos.



Eso sí, le permitieron quedarse con un cierto número de tropas bajo su mando: 20 hombres.Don Juan tenía un "buen marrón"



Como intuirán los lectores, cuando salió el último soldado español en Abril de 1577, Guillermo de Orange comienza a movilizar sus tropas para  acabar con Don Juan, que abandona por sorpresa la ciudad y se refugia en la fortaleza de Namur (y eso abusando de una protocolaria invitación de su gobernador).Desde allí le escribe a Felipe II exponiéndole la situación, pero el “Rey Prudente” (y tanto) tardó siete meses en autorizar el regreso de las tropas.


Los Tercios vuelven, y además de “mala leche”, los holandeses se habían cachondeando de los españoles, con su Rey a la cabeza. Don Juan de Austria les escribe: “A los magníficos Señores, amados y amigos míos, los capitanes de la mi infantería que salió de los Estados de Flandes. [...] A todos ruego vengáis con la menor ropa y bagaje que pudiereis, que llegados acá no os faltará de vuestros enemigos”. O lo que es lo mismo: que no carguen con impedimenta para poder desplazarse lo más rápido posible. Y así fue: Alguno como el de Lope de Figueroa  recorre mil kilómetros en un mes. Una pena que por el camino (en Cremona) falleciera el Maestre de Campo Julián Romero, que en sus cincuenta años de servicio se había dejado un ojo, una pierna y un brazo. Gran tipo.


Los holandeses mientras tanto han reclutado un ejército de unos 25.000 hombres, aunque llegan noticias que 17.000 extenuados españoles están en camino hacia ellos. Cansados y “cabreados” A pesar de la superioridad numérica el de Orange prudentemente se retira a Gembloux. Aunque fatigados los españoles fuerzan el paso y terminan por alcanzar la caballería enemiga que cubre la retaguardia. Se dan órdenes a la caballería propia para que se adelante y les haga escaramuzas, pero sin entablar ningún combate serio hasta que llegue la infantería. Suponemos que entre la hueste enemiga correría rápidamente un rumor: “nos atacan los españoles, y vienen de mala leche”.


Octavio Gonzaga con 2000 jinetes se encargará de ello y hacen retroceder a la caballería holandesa. Don Juan de Austria ordena replegarse, pues teme que el ejército contrario les plante cara y acabe con ellos. Pero a pesar del frio de aquel 31 de Enero de 1578 todos están “calentitos” y Alejandro Farnesio, que está al lado de su amigo y sobrino coge una lanza e inicia la carga. Le siguen Fernando de Toledo (que aunque hijo ilegitimo del Duque de Alba, no quería ser menos), Cristóbal de Mondragón, Bernardino de Mendoza, Juan Bautista de Monte y todo el Estado Mayor.


Los Tercios a pie aceleran aún más la marcha y se suman al ataque. Don Juan tiene un cabreo increíble (después les “echará la bronca” a todos).Se han vuelto todos locos, hasta un simple capitán que manda la compañía de vanguardia, contesta la orden de repliegue diciendo que “él nunca había vuelto las espaldas al enemigo, y aunque quisiera no podía”.


El empuje había encajonado a los rebeldes en un estrecho paso. La infantería holandesa apelotonada fue primero arrollada y pateada por su propia caballería en retirada como alma que lleva el diablo, después por la española en tromba y para rematar los mosqueteros no fallaban un tiro entre aquel amasijo de soldados. Los piqueros terminaron por acabar con todo lo que quedaba en pie.



En hora y medía el ejército holandés fue aniquilado. 10.000 muertos, heridos o prisioneros, varios millares de éstos fueron fusilados. Entre los nuestros, 20 muertos y heridos.



Y es que iban de ¨mala leche.

viernes, 23 de enero de 2015

Las reales sufridoras de Fernando VII

Desgraciadamente los españoles sufrimos durante unos eternos veinte años a un Rey que se llamó Fernando VII. Un personaje histórico al que detesto profundamente por sus actos como gobernante y como persona,y por ello obviaré epítetos (no se si podré contenerme a lo largo del relato).Lo mejor que hizo durante su reinado fue morirse con 48 años y en avanzado estado de decrepitud,librándonos de su augusta persona para siempre.

Eso si, nos dejó un bonito regalo de despedida: Isabel II (digna hija de …..su padre) que traía bajo el brazo; no un pan como suele decirse; sino un sangriento conflicto:la I Guerra Carlista.

Pero eso ya es otra historia.



Sírvanos de consuelo que las primeras que tuvieron la desgracia de sufrir a éste.....personaje,fueron sus esposas. Y hasta en ésto fue nefasto,porque dio “que hacer” nada menos que a cuatro.



Con 18 lo casan con una prima hermana suya: Maria Antonia de Nápoles de su misma edad y debidamente informada por su aya de “todo lo que conllevaba” el matrimonio, cosa que no habían hecho con él.


Ya en la alcoba nupcial,la chica se despoja de la ropa tal y como la habían instruido. Fernando al verla se abalanza sobre los pechos y agarrándolos firmemente se dedica a darles fuertes chupetones o mamazos durante el tiempo que le pareció bien. Después de ello se levantó de la cama y se dedicó a terminar de bordar un par zapatillas (que era su pasatiempo favorito) sentado en una butaca.



Maria Antonia escribe a su madre contándole la “nochecita”, y en su respuesta (“Mi hija está desesperada. Fernando es enteramente memo; ni siquiera un marido físico, y por añadidura un latoso, que no hace nada y no sale de su cuarto”) le confirma algo que a éstas alturas ya debía de saber: se había casado con un imbécil. Y era cierto, pero lo que Dios no le dio en neuronas (quizás para que no dijeran que no estaba “suficientemente dotado”) se lo dio en otras”virtudes”, y así debería haber pasado a la historia como “El Rey Elefante”.Y no precisamente porque tuviera grandes orejas como ese animal, sino más bien por el parecido de otra parte de su cuerpo con la trompa de un paquidermo.



En el tema de las zapatillas estuvo hasta que alguien le fue a Carlos IV con el cuento....seis meses después, por lo que su padre tuvo que darle unas cuantas lecciones (aunque su madre era más “experta” en esas lides). Cuando descubrió el asunto de la coyunda, aquello fue una explosión, como dice el refranero popular “a todos los tontos le da por lo mismo”.Maria Antonia solo quería cumplir con sus deberes conyugales y sin saberlo “había despertado a la bestia” que Fernando llevaba dentro y entre las piernas.



Durante durante cuatro años tuvo que soportar a Godoy ,a la horripilante Reina Maria Luisa y además a su rijoso marido que la acosaba a todas horas para “facer el cumplimiento” (se quejaba por carta a su madre). Así que, asqueada murió de tuberculosis a los 22 años, sin que de todo aquel “ajetreo” no “salieran en claro” mas que dos abortos.



Y así se quedó “el niño sin juguete”.Y durante ocho largos años,durante los cuales semejante “prodigio de la naturaleza” tuvo que saciar sus necesidades sexuales de diversas maneras:sus agentes (El tal Chamorro y el Duque de Alagón) peinaban Madrid en busca de alcahuetas que tuvieran pupilas con virgos en venta para llevarlas a Palacio o lo acompañaban por todos los prostíbulos de la ciudad (donde era conocido como Hércules). Solían terminar la noche en una casa de la calle del Ave Maria, donde ejercía Pepa“La Malagueña”, donde Fernando retaba a los clientes a “medirse” con él ;y no en el sentido del término relativo a la esgrima; lo que era causa de admiración y del apodo de “El Ariete del Reino”.



Para intentar acabar con éstas aficiones que ya duraban demasiado le buscan nueva esposa, ésta vez prueban con una sobrina e hija del Rey de Portugal,Maria Isabel de Braganza. De paso aprovechan para casar al hermano de Fernando (Carlos Maria Isidro) con Maria Francisca, la hermana de la novia.



La chica no era una belleza (Los madrileños se mofaban del rey recitando la coplilla: Fea, pobre y portuguesa,¡chúpate esa!),pero a sus 19 años era una mujer culta y amante del arte, quedando deslumbrada por las reales colecciones de pinturas. Por ello decidió recopilarlas en un solo espacio, lo que sería después el Museo del Prado (que se inauguró un año después de su muerte).


Fernando le cogió afición pues la señora solía esperarlo vestida como las furcias de Madrid (con dos claveles en el pelo, signo identificativo del oficio por entonces) porque eso “le ponía”,tanto que al año dio a luz...pero una niña (incapacitadas para reinar por la Ley Sálica).La esposa quedó decepcionada y aún más el Rey,de modo que la dejaron casi abandonada en manos de la servidumbre que tampoco le hacían mucho caso;quizás por ello el angelito se fue al Cielo a los cuatro meses.



El rey,diligente en las cuestiones procreativas volvió a la carga de nuevo (con su ariete) de tal forma que la reina estaba de nuevo encinta a los pocos meses,siendo “frecuentada” su marido con mayor asiduidad (se ve que eso también “le ponía”). Por las causas que fueren el embarazo no fue bien y en el momento del parto la cosa se complicó y el grupo de egregios doctores sugirió dejar morir a la madre para salvar al hijo mediante una cesárea



En un momento de aquel difícil parto la reina sufrió un síncope y perdió la consciencia. Los ilustres galenos no sabían distinguir a un vivo de un muerto (literalmente) , y cuando le abren el vientre la parturienta lanzó un grito de dolor que estremeció a la numerosa concurrencia. El “equipo médico habitual” se queda perplejo,pero el Rey les ordena que sigan adelante con la carnicería (atando a la parturienta a la cama,que no cesaba de gritar a cada golpe de cuchillo) y que salven a su vástago. Imagínense el cuadro,debió ser espeluznante (la cama acabó convertida en una bañera de sangre) al igual que su resultado:la madre y el retoño muertos. Y el rey chasqueado,pues en un solo acto se quedó sin vagina y sin heredero,pues lo que traía la gestante era una niña.



Se busca nueva consorte. Ahora le tocó a otra primita suya de 16 años que vivía en un convento de monjas desde que quedó huérfana de madre a los tres meses, por lo que era casi una monjita más. Maria Josefa Amalia de Sajonia.



Durante su viaje desde el monasterio a orillas del Elba hasta España se esforzaron en enseñarle el idioma, pero se olvidaron de explicarle “lo que le esperaba”.O mejor dicho cuando intentaban hacerlo la niña se tapaba los oídos y se deshacía entre jaculatorias y santiguaciones; a pesar de que en las cartas su esposo le escribía cosas como “pichoncito mio” o “estoy decidido a hacer contigo el mariceo”.Bella expresión.



Y así llegó la noche del “mariceo”.Todo lo relatado lo cuenta el escritor Próspero de Merimeee a su amigo el poeta Sthendal de ésta manera:



“…...Según la dama por quien sé la historia, su miembro viril es fino como una barra de lacre en la base, y tan gordo como el puño en su extremidad; además, tan largo como un taco de billar. Es, por añadidura, el rijoso más grosero y desvergonzado de su reino. Ante esta horrible vista, la Reina creyó desvanecerse, y fue mucho peor cuando comenzó a toquetearla sin miramientos. La Reina se escapa de la cama y corre por la habitación dando grandes gritos. El Rey la persigue; pero, como ella era joven y ágil, y el Rey es gordo, pesado y gotoso, el Monarca se caía de narices, tropezaba con los suelos. En resumen, el Rey encontró ese juego muy tonto y montó en espantosa cólera. Llama, pregunta por su cuñada y por la camarera mayor, y las trata de P y de B con una elocuencia muy propia de él, y por último les ordena que preparen a la Reina, dejándoles un cuarto de hora para ese negocio. Luego, se pasea, en camisa y zapatillas, por una galería fumándose un cigarro. No sé qué demonios dijeron esas mujeres a la Reina; lo cierto es que le metieron tanto miedo que su digestión se vio perturbada. Cuando volvió el Rey y quiso reanudar la conversación en el punto en que la había dejado, ya no encontró resistencia; pero, a su primer esfuerzo para abrir una puerta, abrióse con toda naturalidad la de al lado y manchó las sábanas con un color muy distinto al que se espera después de una noche de bodas



Lo que se nos dice, expresado en un lenguaje más prosaico es que después de la persecución a la que fue sometida por el rey gritando en español tabernario respondiendo a los gritos de la chica en perfecto alemán (que el rey no entendía) y de los “oportunos consejos” de sus camareras, cuando el rey iba a penetrarla, la reina literalmente “se le cagó encima”, (sirva, por gráfica la vulgar expresión), como una paloma. (“pichoncito mio”....).



Fernando montó en cólera y no volvió a ver a su esposa en una semana. Aprovechó el tiempo para dictar una carta al Papa Pio VII (llena de groserías y palabrotas según su estilo:¡O yo jodo de una vez con esa pazguata o que el Santo Padre anule mi matrimonio!) pidiéndole que anulara el matrimonio por falta de consumación. El pontífice debió de enviarle una carta personal a la esposa explicándole que a los niños no los traía la cigüeña,sino que había que “hacerlos” mediante ciertas prácticas y que dentro del matrimonio no eran pecado mortal. Y que para demostrarlo el rey rezaría un rosario antes de entrar en la alcoba nupcial para "cumplir".



A pesar de ello el rey volvió a sus furcias y debió de rezar pocos rosarios,pues estuvieron diez años casados y no hubo embarazo alguno. La reina se dedicó a escribir poesías de contenido político (le tocó vivir el periodo liberal) con títulos tan sugerentes como “Muera la Constitución” y siguió siendo muy tímida y beata hasta que unas fiebres se la llevaron con 26 años en 1829.



Y en 1829 Fernando tiene ya 45 años y no tiene descendencia ni España heredero al trono. El rey ha aprendido algo y cuando le van a buscar candidata sentencia: “No más rosarios ni versitos ,coño”.

Como las sobrinas le habían ido mejor que las primas ese mismo año se casa con Maria Cristina de las Dos Sicilias (a falta de una),sobrina suya también. Y ahora era el rey; transido de amor; quien le escribía versos a su esposa: “Cada vez que pienso en ti, mi corazón hace pí, pí, pí” (y era de los mejores que compuso).Le llama cariñosamente “su pichona”,despertándome curiosidad la reiterada utilización del recurso metafórico-literario relativo a las columbiformes  para dirigirse cariñosamente a sus esposas.



Pero aquí llegó tarde. Fernando ya no es ni sombra del que era,agotado por todo tipo de excesos no le aguantó a la ardiente siciliana ni cuatro años, ni más de uno a la semana. Con lo que él había sido,pero a pesar de todo “quien tuvo retuvo” y a los pocos meses Maria Cristina estaba embarazada,pero dio a luz a una niña (Isabel II) y el segundo embarazo tardó dos años en llegar:otra niña (Luisa Fernanda).



Parece que a éste “ataque de fertilidad” contribuyó un artificio ideado por no se sabe quien y que consistía en una especie de cojín circular (como un “donut”) a modo de tope para que introdujera por él el miembro y que;ya en la esposa; éste se alojara donde debía. Dejaré que lo cuente uno de sus médicos:sabedora doña Cristina de aquella circunstancia nada consoladora para los intereses del trono, discurrió, o más bien le aconsejaron, que usara don Fernando una almohadilla perforada en el centro, de tres o cuatro centímetros de espesor, por cuyo orificio introducía el pene antes del coito y durante él; así se hizo y alcanzaron sucesión.



El 29 de Septiembre de 1833 Fernando VII marchó camino del Panteón Real del Escorial sin un hijo varón.A las pocas horas de su muerte era tal el grado de descomposición del cadáver que el ataud de zinc hubo de ser soldado, para evitar el mal olor al cortejo funebre.



A los tres meses de la celebración (nunca mejor dicho) del entierro, Maria Cristina (ahora Reina Regente,pues Isabel II tiene solo tres años) se casa en secreto con un apuesto Guardia de Corps de nombre Fernando Muñoz (llamado por algunos “Fernando VIII”),al que parece ser que ya “conocía” (en el sentido bíblico de la palabra) antes de la muerte de su esposo.



Con su nuevo esposo tuvo ...ocho hijos, cinco ellos mientras fue Regente de España y los tres últimos durante su exilio en Paris (adonde la mandó Espartero, que los tenía tan bien puestos como su caballo). 
 

Fernando VII debía revolverse en sus cenizas cada vez que la Reina paría y más aún cuando eran varones,que fueron cinco. Los carlistas le cantaban una copla que decía: “Clamaban los liberales que la reina no paría, y ha parido más muñoces que liberales había”.Durante todo ese tiempo disimulaba los embarazos con ropas y “retiros” a la La Granja,pero aquello fue un descaro manifiesto,tanto que la Condesa de Campo-Alange decía que “la reina estaba casada en secreto y embarazada en público”.



Cosas que solo pasan aquí.






viernes, 16 de enero de 2015

Personajes Olvidados VI.El Rey "rarito".

La verdad, exactamente olvidado no;faltaría más que nos hubiésemos olvidado de uno de los reyes de España. Digamos que poco conocido y muy denostado por la historia y por los historiadores de a pié,esos que escriben los libros de Historia de Educación Secundaria. Y éste conocimiento es siempre tangencial por su relación con su gran adversaria, nada menos que Isabel I de Castilla (llamada La Católica) y su esposo Fernando de Aragón.




Y es que nuestro personaje fue sometido en vida a una autentica campaña difamatoria de desprestigio y después de muerto fue victima de un sistemático intento de borrado de su memoria, a través de falsas crónicas elaboradas por escritores al servicio del poder o de destrucción de documentos. Hasta su testamento “desapareció”,puesto que fue quemado personalmente por Fernando El Católico en cuanto que cayó en sus manos (pues en él se declaraba a su hija Juana como legitima heredera)



Tal “campaña mediática”,vista con el transcurso de los siglos ha sido totalmente exitosa,hasta el punto de ser conocido en la actualidad como Enrique IV El Impotente, siendo el único caso de un rey con un sobrenombre basado en su capacidad sexual; o mas bien en la falta de la misma. Ya el epíteto nos genera inconscientemente un cierto rechazo;aunque he de confesar que yo le tengo una especial simpatía.




La verdad es que el propio Enrique contribuyó en algo a ésto Casado desde los quince años con Blanca de Navarra por cuestiones políticas de su padre (Juan II de Castilla), trece años después decidió “divorciarse” de ella, cosa que entonces era imposible. La única manera de “librarse” de su esposa era que el matrimonio fuera declarado nulo, desde el punto de vista del Derecho Canónico,y para ello se buscó como causa la impotencia. Pero cuidado, la sentencia (que no tiene desperdicio y curiosamente utiliza el termino “divorcio”) deja claro que el rey era impotente SOLO con su esposa, debido a un maleficio o "ligamiento continuo e perpetuo". Según la misma. “...el dicho señor príncipe es varón potente en cuanto a otras mujeres...”.Queda claro pues que de impotente tenía poco.



Pero dio lugar a que sus detractores (con Alfonso de Palencia cronista de la reina Isabel a la cabeza, que además era un "pelota") utilizaran el argumento de la impotencia para basar la idea de que no podía gobernar correctamente , como si los asuntos de Castilla debieran llevarse con el “miembro enhiesto”.Así que organizaron tal campaña de propaganda injuriosa, que hasta al Papa le fueron con el cotilleo.



El cronista Hernan Pérez del Pulgar nos cuenta como lo hicieron:



"habían maculado su persona real, diciendo que no era hábile para reynar, y que era hombre efeminado, y que había dado de su voluntad la Reyna su muger á su privado Beltran de la Cueva, á quien hizo Duque de Alburquerque, cuya hija afirmaban que era aquella Doña Juana, y que era odioso á la justicia, y distribuia el patrimonio real á sus privados, y á quien ellos querian con gran prodigalidad y disolucion, y que era embuelto en luxurias y vicios desordenados y otras cosas feas; y que no solo las habian dicho, mas aun las escribieron por sus letras al Papa, y las publicaron por toda la Cristiandad".



Las “otras cosas feas” a las que hace referencia el cronista, pudieran hacer referencia a su homosexualidad o también a que gustaba de mirar mientras su esposa mantenía relaciones con otros hombres que el mismo Rey proporcionaba. A Don Enrique le iba el porno duro en vivo y además era todo un “voyeur”.Menudo pájaro.



Por él también sabemos que fué un onanista inveterado en su juventud “durante estos años de la mocedad se entrego el príncipe a abusos y deleites de los que hizo hábito... de donde le vino la flaqueza de su ánimo y disminución de su persona....esos deleites que la mocedad suele demandar y la honestidad debe negar”.O lo que es lo mismo,se aficionó a “sacudirse la sardina” en sus años mozos.





Además circularon (o hicieron circular) coplillas populares satíricas referidas a él (aunque sin nombrarlo explícitamente) como las Coplas de Mingo Revulgo (primera poesía satírico-politica en lengua castellana) donde;entre otras lindezas; cuenta “Ándase tras los zagales,por esos andurriales,todo el día embebecido, holgazando sin sentido, que no mira nuestros males”, o las Coplas del Provincial o las del “Vita Chisti”.Todas ellas se leían en las tabernas a la concurrencia, con gran jolgorio y los ciegos errabundos las recitaban por los pueblos a cambio de unas monedas.



El carácter del rey tampoco ayudaba mucho a dar una “buena imagen”.Era una persona hosca,uraña, aficionado a caminar solo por el bosque,desordenado en el comer,melancólico y tímido,de carácter débil, voluble y maleable.


El aspecto debía ser algo grotesco: corpulento,de 1´80 mts.de altura (considerable para la época), con cabeza, pies y manos grandes, progmatismo de la mandíbula inferior (que heredaría después Carlos I), cejas prominentes y piernas largas y arqueadas. Vamos, que un Adonis precisamente no era.



Y en cuanto a sus gustos sexuales, podemos decir que era bisexual, y además ejercía de ello sin esconderse. Era publico y notorio que frecuentaba prostíbulos de baja estofa y también que yacía con jóvenes efebos (especialmente gustaba de los “moritos”). Solo citar los nombres de algunas/os de sus amantes más conocidos:Gómez de Cáceres,Beatriz de Sandoval,Alonso de Herrera o Doña Guiomar.



Y todo ello a pesar de estar “escasamente dotado” para las "batallas de Venus".En el escrito que dejó el viajero y médico alemán Jerónimo Münzer (ya citado en la entrada del Blog dedicada al Principe Fogoso) nos cuenta ( y no me resisto a poner la cita en latín). “ abuit enim membrum circa radicem debile et parvum, et in culmine et summitate mágnum, ita que arrigere non potuit. Fecerunt medici cannam auream, quam Regina in vulvam recepit, an per ipsam semen inicere posset; nequivit tamen. Mulgere item fecerunt feretrum (veretrum) eius, et exivit sperma, sed aquosum et sterile”.



Lo que en “roman paladino” quiere decir: "Tenía un miembro viril que en su origen era delgado y pequeño, pero luego hacia el extremo se alargaba y era grande, de manera que no podía enderezarlo. Unos médicos hicieron una cánula de oro que se colocó a la reina en la vulva, para ver si a través de ella podía recibir el semen; sin embargo no pudo. Hicieron como un ordeño de su miembro viril [le masturbaron] y salió esperma, pero acuoso y estéril".



No creemos que la imaginación del alemán diera para tanto como para inventar éste pene en forma de raqueta de tenis ( o de tenis de mesa, según se considere el tamaño) ni que lo conociera “de visu” o “por ciencia propia”,pero por la prolija descripción anatómica del miembro y del procedimiento inoculatorio,debía de tener conocimiento de primera mano. Sabemos que su médico personal, el judio Samaya Lubel realizó ese procedimiento y pudo haberlo referido a su colega.



Ya en época actual el médico e historiador Gregorio Marañón comienza en 1930 (habría ediciones corregidas posteriores) su estudio denominado “Ensayo Biologico sobre Enrique IV de Castilla y su tiempo” en el que concluye (muy “alegremente” a mi humilde juicio): “Queda, pues, fuera de duda, a mi entender, que nuestro Monarca era un displásico eunucoide con reacción acromegálica.”.



Al respecto han existido investigadores que han refutado sus tesis, aunque otros están en desacuerdo. Lo que queda claro que padecía de algún trastorno endocrino o tumor hipofisario,además de una litiasis renal crónica, que a la postre lo llevó a la tumba.


Impotente o acromegalico o no, el pobre hombre se murió rayando los cincuenta años y acabó enterrado (y de forma sigilosa) en el Monasterio de Guadalupe, donde se perdieron su tumba y sus huesos.




En 1946 un gato se introdujo tras el altar mayor de la Iglesia de ese monasterio y el pobre minino murió de inanición. El olor que producía era nauseabundo y molesto para los oficiantes de la misas, así que un intrépido estudiante de Historia (Manuel Cordero) decidió descolgarse desde el techo para retirar el cadáver del minino. Y además del felino difunto encontró dos ataudes, lo comentó con su profesor (Miguel Ángel Ortí) que lo puso en conocimiento de la Real Academia de Historia:Eran Enrique IV y su señora madre Maria de Aragón.



Pero, aunque apareció su momia, ni aún hoy día se podría realizar un estudio de ADN para despejar uno de los mayores enigmas de la Historia de España:si Juana (llamada La Beltraneja) era hija de Enrique IV o no. Juana murió en 1530 en el Castillo de San Jorge en Lisboa y el terremoto que ésta ciudad sufrió en 1755 hizo que su tumba se perdiera entre los escombros y con ella su restos .



EPILOGO CURIOSO:



Alfonso De Palencia el cronista mentiroso y mayor detractor del rey, hizo de Enrique IV el siguiente retrato:

Sus ojos feroces, de un color que ya por sí demostraba crueldad, siempre inquietos en el mirar, revelaban con su movilidad excesiva la suspicacia o la amenaza; la nariz deforme, aplastada, rota en su mitad a consecuencia de una caída que sufrió en la niñez, le daba gran semejanza con el mono; ninguna gracia prestaban a la boca sus delgados labios; afeaban el rostro los anchos pómulos, y la barba, larga y saliente, hacía parecer cóncavo el perfil de a cara, cual si se hubiese arrancado algo de su centro”.



Como diría el castizo:”Vaya careto”.



Pero en el año 2006 se realizó un profundo análisis de la momia de Juan II,padre de Enrique IV y descrito por los cronistas como de “agraciado semblante”.



Del estudio se ha determinado que tenía la cara ligeramente torcida hacia el lado izquierdo, así como una nariz grande. Sin embargo, lo más característico de su cara es su nariz deforme a consecuencia de un traumatismo ocurrido en su infancia, que provocó la desviación del tabique nasal hacia el lado izquierdo. La lesión le impedía respirar con normalidad por la nariz y afectó al desarrollo facial izquierdo, que estaba poco desarrollado.



Ésta cara deforme es exacta a la antes descrita por el de Palencia,incluido el detalle de la rotura de la nariz en la infancia.



De lo que se desprende que Juan II tenía poco de agraciado (por no decir que era feo “de narices”) y que Alfonso de Palencia literalmente le “encasquetó”las deformidades del padre al hijo, al que querían hacer “el malo de la película” y que por ello debería tener cara de malo.



Para que nos fiemos de los cronistas,sean de ayer o de hoy,que así se escribe la Historia,sobre todo si la escriben los vencedores.

lunes, 12 de enero de 2015

Personajes Olvidados V. La Princesa Húmeda.

Tan acostumbrado a historias referidas a lo erótico o lo escatológico, algunos lectores pensarán por el titulo de ésta entrada del Blog que va a relatarse algo relacionado con alguna dama de la realeza poco virtuosa o rabiosa de furor uterino.



Siento decepcionar a algunos pero el epíteto de nuestro personaje no se basa en ser una señora excesivamente lúbrica sino con su apellido, y más extensamente por sus dos apellidos. Y de ésta manera la denominaban despectivamente los cortesanos y la alta sociedad madrileña de la época, siguiendo esa fea costumbre que tienen algunos niños “graciosos” en el colegio.



Aunque yo prefiero quedarme con otros que también se emplearon y que corresponde más certeramente a sus virtudes personales y no a los apellidos que le tocó en suerte “heredar” de su padres, y que no era otra que “La Rosa de Turín” o el menos poético pero más concreto de “La Madre de Los Pobres”.



Maria Victoria del Pozzo Della Cisterna, Reina Consorte de España y Esposa de Amadeo I.





Las comparaciones siempre son odiosas, pero con relación con su antecesora y reina titular,la zafia y burda Isabel II, la comparación no solo es odiosa sino ofensiva. En todos los aspectos.



Y no lo tuvo fácil. Educada en Paris con su hermana Beatriz ,tenía una sólida formación en diversas materias tanto humanísticas como científicas y hablaba con fluidez seis idiomas. Con 17 años falleció su padre y su madre no pudo soportar la pérdida y de paso perdió el juicio también. Por si fuera poco pasado un mes Beatriz falleció de tifus con apenas trece años. Debido a ello vivía casi recluida en su palacio dedicada al cuidado de su madre. Benito Pérez Galdós la definió como “Atrozmente virtuosa



Aunque siempre de luto su serena belleza,elegancia y educación llamaba la atención cuando ocasionalmente acudía a alguna tertulia literaria. Ello llegó a oídos del Rey Víctor Manuel II que consideró (después de hacer las oportunas “componendas matrimoniales” de sus hijos) que podría ser adecuada para su hijo Amadeo.



Amadeo ya había visitado Madrid en 1865 para conocer a la Infanta Isabel (hija de Isabel II y del “Pollo Arana”, amante de la reina entre 1850 y 1856), pero a la reina española le parecía “poca cosa ese maccaroni” y prefería casarla con un Borbón (se acabaría casando con Cayetano Maria de Borbón-Dos Sicilias).



Lo cierto es que Amadeo (que dicho sea de paso era un mujeriego contumaz) volvió a Italia a tiempo de participar contra los austriacos en las batallas de Custoza y en la de Cavelchina, donde resulto herido, y en la convalecencia conoció a Maria Victoria. Debió de ser un “flechazo” o que la dama, virtuosa y recatada,no accedía a la coyunda, a no ser que fuera en el tálamo nupcial.



Se casaron en 1867 en la capilla del Palacio Real de Turín, con un cierto disgusto por parte del rey. Tenían él 22 años y ella 19. Victoria hizo que se vendieran muchos de los regalos de boda para donar el beneficio a instituciones de caridad y además fundó dos “Casas Cuna”.



INCISO:La boda no comenzaba con buenos augurios:El portero del palacio muy nervioso por el evento cerró las verjas del palacio y perdió las llaves,dejando encerrada a la novia y a los hermanos del novio y su cortejo (Guardia Real Incluida) fuera,ese mismo día se cortó las venas y murió. El Senador Arnulfo oficiante del acto, terminada la ceremonia sufre un ataque cerebral y fallece. De allí al convite de boda,finalizado el cual uno de los testigos (amigo del novio) se pegó un tiro y se quedó tieso. Y de allí a la estación de tren para comenzar el viaje de novios, mientras esperan el tren , el Conde de Castiglione es arrollado por un tren mientras cruzaba las vías, afortunadamente el tren no era el de los novios, pero el conde fue enterrado al día siguiente.




Por azares de la Historia que no vienen al caso, Amadeo de Saboya fue elegido Rey de España por la Cortes de nuestra nación (cosa extremadamente curiosa) por 191 votos contra 64 votos de la opción republicana , amen de algunos votos para otros candidatos a rey (22 para el Duque de Montpensier, 8 para el General Espartero, 2 para Alfonso de Borbón y hasta uno para la tía de la ex reina la Infanta Luisa Fernanda).



Por ello Amadeo llega a Cartagena el 30 de Diciembre de 1870, pero no tenia muy clara la situación y dejó a su esposa y a sus dos hijos (uno de un año y otro con pocos meses) en Italia.A poco de llegar a España Amadeo ya se metía en la cama de Adela de Larra (llamada “la dama de las patillas” fue la niña que con seis años descubrió el cadáver de su padre con un tiro en la sien),hija del ilustre periodista y poeta Mariano Jose (de Larra,lógicamente).Entre otras.



A la reina le llega el soplo por carta y agarra a sus hijos encajándose en Alicante el 17 de Marzo de 1871,sorprendiendo a todos por su correcto dominio del castellano (que el rey no hablaba)



El escritor,político y periodista del Diario de Barcelona Víctor Balaguer nos la describe: “ Tiene un rostro de rasgos pronunciados y bellamente correctos, el brillo de sus ojos es especial y su mirada penetrante, su voz es dulce y cariñosa, y la conversación instructiva y amena, e inspira su presencia, al par que el más profundo respeto, la más afectuosa simpatía. Aunque todos hemos oído hablar las grandes cualidades que la adornan, la realidad supera nuestras esperanzas y todos salimos prendados de la que había de ser la Reina de España”.



A su llegada al Palacio Real (enorme y frio) ordenó que solo se habilitaran unas pocas estancias, que antes se habían utilizado para el servicio. Lucía muy pocas joyas y sus vestidos eran elegantes pero sencillos, siempre con los colores de la bandera española. Iban al Café Suizo (que disponía de un salón exclusivo para señoras) o de tiendas (y siempre pagaban).



Los reyes llevaban en Madrid una vida más burguesa que real y los antiguos cortesanos,partidarios de la vuelta de los Borbones, y por ello de sus prebendas volvieron la espalda a los soberano. Desde que llegaron nada más que sufrieron desplantes;hasta las damas nobles; partidarias mayoritariamente de que la corona pasara a Alfonso XII; paseaban por las calles de Madrid con broches de la flor de lis, símbolo de la Casa Borbón.



Quizás por ello la reina eligió sus damas de honor entre las señoras de clase media o de la baja nobleza y volvió sus ojos hacia las personas más necesitadas. Trabó una gran amistad nada menos que con Concepción Arenal, feminista y liberal y también con el periodista Jose Luis Albareda, de ideas progresistas que también orientaban su sensibilidad.



También le sorprendió el atraso, la miseria y desamparo de gran parte de la población del Madrid de entonces. Las lavanderas profesionales (algunas madres solteras) iban al rio Manzanares para hacer la colada y llevaban con ellas a sus hijos pequeños, por lo que a veces se producían desgracias. Por ello a los cuatro meses de llegar fundó el Asilo de Lavanderas como una guardería y escuela para esos niños. Igualmente hizo con las cigarreras, además de un hospicio.



Sus actos nos dan idea de su conciencia social: Llegó a sus oídos que una empresa textil iba a cerrar por falta de trabajo dejando en el paro a muchas tejedoras, así que decidió encargar a ese taller un tapiz de cien metros cuadrados y resolver la situación;hoy puede verse en la Iglesia de San Felipe Neri de Turín. Y como éste, muchos.

Todo ello lo realizaba con su fortuna personal sin recurrir nunca al dinero de la Casa Real. Cuando su Secretario le advertía que sus ahorros disminuían debido a éstas obras de caridad, María Victoria simplemente contestaba: “Telegrafía a mi administrador en Turín y que envíe más dinero”.



El 18 de Julio de 1872 los reyes (la reina iba embarazada de tres meses) salieron en su carruaje (sin escolta, como era habitual) para ir al Retiro y disfrutar de un concierto que daba una banda en el templete de música. El sitio estaba lleno, pero nadie se levantó para cederle el sitio a la señora y a su barriguita. Los Reyes volvieron a su coche y al palacio,pero en la calle del Arenal un coche de punto se cruzó en su camino, en ese momento seis individuos disparan desde ambos lados. Una réplica del atentado que acabó con la vida del General Prim pocos meses antes. El Rey protegió con su cuerpo a sus esposa y el avezado cochero maniobró hábilmente para “salir volao”.Afortunadamente escaparon indemnes. A pesar de ello el Rey realiza un mes después un viaje por el Norte de España,donde recibió desplantes por parte de algunos ayuntamientos que meses antes celebraron su elección con fuegos artificiales.



Aquello fue la gota que colmó el vaso:Le estaban amargando la vida,era ignorada y poco apreciada (los hombres no se descubrían a su paso si se cruzaban con ella en la calle),su marido le era reiteradamente infiel y la habían querido matar.



El 29 de Enero de 1873 la Reina da a luz a su tercer hijo y ninguna dama quiere llevar al niño a acristianar, salvo la viuda de Prim;en el banquete del bautizo se puso una mesa para cincuenta invitados 8ya de por si, pocos) y solo acudió la mitad. Ese día un gentío de exaltados “debidamente congregados” se reúne a las puerta del Congreso de los Diputados “pidiendo República”. Ruiz Zorrilla se reunió con el Rey en presencia de su esposa, que hizo la única manifestación política que se le conoce, espetándole al Presidente del Gobierno “No se confunda usted,esto que hay aquí no es democracia, esto es chusma” .



Doce días después y mientras esperaba su almuerzo en el Café Fornos recibe una carta (redactada por Castelar en tono muy cínico) que le envía el Congreso con la noticia de que debe salir de España. Ordena que no le traigan la comida,se toma dos copas de grappa,encargó que le enviaran diez cajas de cigarros Virginia,pagó y se marchó andando a Palacio.



Allí ordena a su mujer (debilitada tras el parto) que haga las maletas, de lo que se encargan los criados. Mientras empaquetan y como estaban sin almorzar todos, bajan a las cocinas y dan cuenta de lo que quedaba del estofado de carne con patatas del servicio,el rey se bebió otros tragos (para pasar el mal trago) de grappa (vamos a dejarlo en el orujo peleón que gustaba a la servidumbre) “a gollete” desde la garrafa .Salen para la Estación de Atocha acompañados de dos diputados encargados por el Congreso de "escoltarlos"a Lisboa. En la estación de Aranjuez uno de los diputados baja a la cantina a comprar algo para la pareja y los niños (el pequeño con poco más de diez días) coman durante el largo y frio viaje: unas lonchas de jamón serrano, una hogaza de pan y leche caliente. Desde Portugal marchan por barco a su casa de Turín. Pocos días después se proclama la Primera República.



Maria Victoria moriría tres años después con poco más de 29 años.



D.E.P un alma caritativa y una persona honesta.